lunes, 23 de agosto de 2010

Bouche d'égout


Desde ayer, no paro de comer cosas que se me indigestan.
Y no puedo evitar probar otro pedazo de pasado augurando un futuro pasado.
Cada mordisco me acerca más al punto en el que solo quiero vomitar, expulsar en liquido lo que ya me he comido, y volver a empezar.

La pena no es el ingrediente principal, aunque desde luego es la salsa que lo aliña, aderezado también con vergüenza, amarga rabia, y decepción, que le dan ese sabor tan particular, vomitivo, que tiñe mis comidas.

(Hace un rato que no pienso en lo que escribo, y ya no se como me está quedando la metáfora, o lo que cojones sea.
)

Llevo toda mi vida comiendo lo mismo, y no estoy acostumbrado a nuevos sabores. Seguro que están ricos, pero yo solo tengo paladar para el de siempre.

(Eso le acaba de pegar una patada cojonuda a la metáfora)

Y por último,

(aunque hace una hora que paré de escribir el anterior trozo y me he ido a volver a comer, y a vomitar, metaforicamente hablando, claro está)


, decir que me encantaba la comida de antes, me encantaba mirar a mi tarta con los ojos muy abiertos y pensar que no había ninguna otra que tuviera la nata tan bien batida, trocitos de chocolate,y sirope escondido por la masa. Siempre he sido un goloso, y todo lo que como ahora es amargo, y no me gusta.

Que me encantaba mi tarta, aunque no fuera solo mía, y hubiera pedazos que ella

(personificando la tarta, mira tú)

no me daba a mi, repartiéndose entre tejado y silla.

Me encantaba mi tarta, tan dulce, aunque se dedicase a revolcarse por el suelo, y al comértela te encontraras tropezones sospechosos...estaba jodidamente buena, cojonuda.

El único problema es que, al igual que yo con mi recién adquirido gusto por el vomito liquido, ella no tenia limite, no sabia cuando se había entretenido suficiente, y pasaba a revolcarse y llenarse de mierda.

Y el otro día, la tarta que me encantaba decidió caerse del plato en el que la tenia guardada, y deslizarse fregadero abajo. Supongo que encontrará otro plato, bonito y lacado

(a lo mejor hasta con flores dibujadas...en cualquier caso más bonito que el mio)

o tal vez se separe en triangulitos, muchas pequeñas porciones, y que cada uno acabe con tropezones diferentes, llena de mierda...que se yo.

El caso es que me gustaba muchísimo, me encantaba joder...y no puedo ni quiero volver a probarla.

3 comentarios:

Nelly dijo...

Tal vez sea hora de probar otra tarta y descubrir nuevos sabores.
El texto es genial, como siempre.
Un Beso.

[H/C]--(S) dijo...

Era el momento de escribir eh? ... seh....

Es el momento de probar otras tartas ^^ con menos trocitos repartidos por ahí.. no se si me explico...

Estudia y pasa de pensar en nada yo creo..!!!

PAZ

miss ♥ dijo...

Siempre es malo comer dulces.. aunque si te gustan deberías asumir las consecuencias ;)
A ver si pillas la cantidad de entresijos que tiene la frase

always;)